Posteado por: wulfrano | abril 13, 2010

Medios masivos

Como un bebé nacido a finales de los años setentas y convertido en niño durante los ochentas del siglo pasado me tocó descubrir este mundo por la televisión, desde la muy especial óptica mexicana, en una etapa bastante interesante. Aún no se desplomaba la cortina de hierro, por lo que empezaba a notar que existía cierta polaridad en el mundo. Esto lo constataba principalmente en el desfilar de las naciones que formaban parte de los juegos olímpicos. La marcha de dos Alemanias y dos Coreas; todos los países del bloque socialista: Hungía, Polonia, Rumania; las extintas Checoslovaquia y Yugoslavia; la aislada Cuba y la poderosa URSS llamaban mi atención en ese tiempo en que me tomaba la molestia de ver todo el paso de las banderas y representantes de un ciento de naciones por la pantalla de la televisión.

En aquella época México era un estado monopartidista esquizofrénico con una máscara capitalista-democrática que escondía el obscuro lado socialista-dictatorial. Entonces, uno se limitaba a ver la televisión abierta nacional puesto que el cable estaba reservado para los muy ricos por ser una tecnología en introducción. Los canales disponibles en esta televisión abierta eran un reflejo de esa bipolaridad mexicana: por un lado estaba la hegemónica y comercial Televisa con sus grandes presupuestos, culebrones de exportación, contenidos importados principalmente de Estados Unidos y programas de concursos; por el otro lado la televisión de manufactura estatal con presupuestos y materiales no tan comerciales pero si a ratos atractivos conformada por Imevisión y los canales 11 del Instituto Politécnico Nacional y 22 del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

A finales de los ochentas vino a nivel mundial una ola de privatización de las empresas del gobierno de mano de las nuevas ideologías políticas y económicas que desechaban el modelo paternalista del estado benefactor. El presidente de Estados Unidos y la Primer Ministro Británica, Ronald Reagan y Margaret Tatcher, siguieron las enseñanzas de economistas como Friedrich von Hayek y Milton Friedman que impulsaron en todo el orbe un nuevo modelo que quitaba el poder económico al estado, depositando éste en manos del libre mercado y la “iniciativa privada”, el pomposo nombre con el que se le conocía a los actores económicos que no formaban parte del gobierno. De la mano de Carlos Salinas de Gortari, el entonces presidente en México, se vino una ola de privatizaciones en la que bancos, telefonía y algunos canales de televisión pasaron a manos de empresarios privados. Así fué como Imevisión dejó de ser socialista y acartonada para renacer como TV Azteca, una segunda cadena que prometía mejorar las opciones comerciales contra el leviatán Televisa pero que terminó vendiéndose en formas aún más grotescas que su competidor.

Confieso que cuando niño me sentía mucho más atraído por los programas de corte comercial. Esto debido a que mi madre tenía muy restringido el acceso a la televisión por lo que debía escoger muy bien los programas que quería ver. Mientras que en el Canal 11 se transmitía una caricatura comunista sin diálogos que contaba las aventuras de 2 hermanos, uno delgado y otro regordete, el canal 5 transmitía caricaturas gringas importadas, traducidas y en algunos casos tropicalizadas. Pero una cosa que si me intrigaba mucho era entender el mecanismo por el cuál un canal de televisión hacía dinero si sus contenidos abiertos eran mostrados sin ningún costo al espectador. Años mas tarde aprendería de la existencia de esa poderosa fuerza llamada publicidad. Las compañías y corporaciones pagan para ofrecer sus productos o servicios en espacios publicitarios mejor conocidos como comerciales para televisión.

Pasado el tiempo tuve la oportunidad de trabajar para un canal de televisión por cable enfocado a la transmisión de series, sitcoms y dramedys norteamericanos, que tenía su oficina de ventas publicitarias en México. Fue gracias a este empleo y las valiosas amistades que hice en él, un jefe exejecutivo de MTV y un colega exlocutor de Radioactivo principalmente, que me quedó completamente claro como se orquesta el funcionamiento del binomio publicidad-medios masivos. Cada programa y cada hora tiene un perfil de espectador definido, y en función de esos perfiles es lo que se consume como telespectador y el enfoque que se da a los anunciantes y patrocinadores. Hasta me enteré de la existencia de una macabra escala para separar a los consumidores con base en niveles socioeconómicos.

Hoy día la televisión, principalmente la abierta, me causa repulsión. No me interesa ver casos no esclarecidos de asesinato que los reporteros transforman en un reality show, realitys que brillan por la ausencia de talento real donde se da prioridad al chisme, la enajenación del fútbol, remakes y más remakes, noticieros amarillistas y sensacionalistas que copian y tropicalizan las fórmulas de los noticieros gringos, foros de debate político donde supuestos intelectuales dan su opinión sobre el acontecer nacional, programas con formato de revista cuyo contenido solo responde a los intereses de los patrocinadores en posicionar sus marcas, sexo y senos por doquier. Hasta el canal 11, antiguo valuarte cultural en la televisión mexicana, ha cedido a los intereses comerciales con la producción de series con una dinámica cool que usan y abusan hasta el hartazgo los temas que antes eran tabúes, todo esto de la mano de un director de cine cuyas películas son bodrios complacientes y clasemedieros que explotan fórmulas y lugares comunes del cine nacional.

Es por todas esas razones que busqué refugio en Internet, pero veo con mucha tristeza que poco a poco el consumo de este relativamente nuevo medio masivo se va comportando similarmente a la parrilla de programación de cualquier canal de televisión.

Anuncios

Responses

  1. Somos tan similares en preferir la red ante la tv


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: